36 El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que al Hijo es incrédulo, no verá la vida, sino <I>que</I> la ira de Dios permanece sobre él.

João 3:36