Aniversário

Me harás saber la senda de la vida; plenitud de alegrías hay con tu rostro; deleites en tu diestra para siempre.

Salmos 16:11

Tú diste alegría en mi corazón, al tiempo que el grano y el mosto de ellos se multiplicó.

Salmos 4:7

24 el SEÑOR te bendiga, y te guarde;

25 el SEÑOR haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

26 el SEÑOR alce a ti su rostro, y ponga en ti paz.

Números 6:24-26

Doy gracias a mi Dios en toda memoria de vosotros,

Filipenses 1:3

13 Porque tú poseíste mis riñones; me cubriste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque me formaste de una manera formidable y maravillosa; y ésto mi alma conoce en gran manera.

15 No fue encubierto mi cuerpo de ti, aunque yo fui hecho en secreto, y entretejido en lo profundo de la tierra.

16 Tus ojos vieron mi cuerpo aun imperfecto, y en tu libro todos mis miembros estaban escritos; que fueron luego formados, sin faltar uno de ellos.

17 Así que ¡cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán multiplicadas son sus cuentas!

Salmos 139:13-17

Salmo de Canción para el día del Sábado. Bueno es alabar al SEÑOR, y cantar salmos a tu Nombre, oh Altísimo;

anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad en las noches,

Salmos 92:1,2

Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios:

Salmos 103:2

Toda tú eres hermosa, oh compañera mía y en ti no hay mancha.

Cânticos 4:7

6 Ahora he conocido que el SEÑOR ha guardado a su ungido; lo oirá desde los cielos de su santidad con las valentías de la salud de su diestra.

7 Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; mas nosotros del nombre del SEÑOR nuestro Dios tendremos memoria.

8 Ellos se arrodillaron, y cayeron; mas nosotros nos levantamos, y nos enhestamos.

Salmos 20:6-8

que el SEÑOR vuestro Dios anda con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.

Deuteronômio 20:4

13 Porque tú poseíste mis riñones; me cubriste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque me formaste de una manera formidable y maravillosa; y ésto mi alma conoce en gran manera.

15 No fue encubierto mi cuerpo de ti, aunque yo fui hecho en secreto, y entretejido en lo profundo de la tierra.

16 Tus ojos vieron mi cuerpo aun imperfecto, y en tu libro todos mis miembros estaban escritos; que fueron luego formados, sin faltar uno de ellos.

Salmos 139:13-16

Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que seas sano, así como tu alma está en prosperidad.

3 João 1:2

Aín Fortaleza y gloria es su vestidura; y en el día postrero reirá.

Pe Abrió su boca con sabiduría; y la ley de misericordia está en su lengua.

Provérbios 31:25,26

Por ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacaste; de ti ha sido siempre mi alabanza.

Salmos 71:6

Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os es dada en el Cristo Jesús;

1 Coríntios 1:4

Hazme saber, SEÑOR, mi fin, y cuánta sea la medida de mis días; sepa yo cuánto tengo de ser del mundo.

He aquí como a palmos diste a mis días, y mi edad es como nada delante de ti; ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive. (Selah.)

Salmos 39:4,5

Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor.

Lucas 1:45

Una cosa he demandado al SEÑOR, ésta buscaré; que esté yo en la Casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR, y para inquirir en su templo.

Salmos 27:4

Corona de honra es la vejez, si se hallará en el camino de justicia.

Provérbios 16:31

Porque un momento hay en su furor; mas en su voluntad está la vida: por la tarde durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.

Salmos 30:5

Alelu-JAH. Alabad al SEÑOR, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia.

Salmos 106:1

Sin Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada.

Provérbios 31:30

Sobre ti fui echado desde la matriz; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

Salmos 22:10

He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

2 Timóteo 4:7

Salmo de David. Bendito sea el SEÑOR, mi roca, que enseña mis manos a la batalla, y mis dedos a la guerra.

Misericordia mía y mi castillo, altura mía y mi libertador, escudo mío, en quien he confiado; el que allana mi pueblo delante de mí.

Salmos 144:1,2

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y en la Casa del SEÑOR reposaré para siempre.

Salmos 23:6

Mas a Dios gracias; el cual hace que siempre triunfemos en el Cristo Jesús y manifiesta el olor de su conocimiento por nosotros en todo lugar.

2 Coríntios 2:14

Mas fiel es el Señor, que os confirmará y guardará del mal.

2 Tessalonicenses 3:3

Pero tú eres el que me sacó del vientre, el que me haces esperar en ti desde que estaba a los pechos de mi madre.

Sobre ti fui echado desde la matriz; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

Salmos 22:9,10

Para contar nuestros días haznos saber así, y traeremos al corazón sabiduría.

Salmos 90:12

Yo, el SEÑOR, la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que el enemigo no la visite.

Isaías 27:3

Este es el día que hizo el SEÑOR, nos gozaremos y alegraremos en él.

Salmos 118:24