Esperar em Deus

Oh Jehová, ten misericordia de nosotros, á ti hemos esperado: tú, brazo de ellos en la mañana, sé también nuestra salud en tiempo de la tribulación.

Isaías 33:2

Pues, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia, hasta que reciba la lluvia temprana y tardía.

Tened también vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida del Señor se acerca.

Tiago 5:7,8

No digas, yo me vengaré; Espera á Jehová, y él te salvará.

Provérbios 20:22

Porque los malignos serán talados, Mas los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Salmos 37:9

Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.

Isaías 64:4

Conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, para vida eterna.

Judas 1:21

Calla á Jehová, y espera en él: No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.

Salmos 37:7

Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te ensalzará para heredar la tierra: Cuando serán talados los pecadores, lo verás.

Salmos 37:34

Esperé yo á Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.

Mi alma espera á Jehová Más que los centinelas á la mañana. Más que los vigilantes á la mañana.

Salmos 130:5,6

Ciertamente ninguno de cuantos en ti esperan será confundido: Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Salmos 25:3

Porque á ti, oh Jehová, esperé yo: Tú responderás, Jehová Dios mío.

Salmos 38:15

Aguarda á Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón: Sí, espera á Jehová.

Salmos 27:14

Al Músico principal: Salmo de David. RESIGNADAMENTE esperé á Jehová, E inclinóse á mí, y oyó mi clamor.

Salmos 40:1

Mas los que esperan á Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.

Isaías 40:31

Alma mía, en Dios solamente reposa; Porque de él es mi esperanza.

Salmos 62:5

Mas nuestra vivienda es en los cielos; de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

Filipenses 3:20