Fraqueza

Defended al pobre y al huérfano: Haced justicia al afligido y al menesteroso.

Salmos 82:3

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi potencia en la flaqueza se perfecciona. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis flaquezas, porque habite en mí la potencia de Cristo.

2 Coríntios 12:9

Mi carne y mi corazón desfallecen: Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

Salmos 73:26

El corazón alegre produce buena disposición: Mas el espíritu triste seca los huesos.

Provérbios 17:22

Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros.

1 Pedro 5:7

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:13

Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos; sino que el mismo Espíritu pide por nosotros con gemidos indecibles.

Romanos 8:26

Por lo cual me gozo en las flaquezas, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por Cristo; porque cuando soy flaco, entonces soy poderoso.

2 Coríntios 12:10

Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.

Mateus 11:28

Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Hebreus 4:15

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

Isaías 40:29

Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.

Mateus 26:41

Porque no nos ha dado Dios el espíritu de temor, sino el de fortaleza, y de amor, y de templanza.

2 Timóteo 1:7

Abre tu boca por el mudo, En el juicio de todos los hijos de muerte.

Provérbios 31:8